Ideas equivocadas sobre la advertencia del riesgo de perder la acreditación que envió la Middle States al Recinto de Ciencias Médicas de la UPR

La Universidad de Puerto Rico – UPR es un centro de excelencia académica y motivo de orgullo. La UPR desempeñará un papel vital en la recuperación de PR y su futuro.

Sin embargo, la UPR enfrenta retos, como una estructura de costos inflada que financia una burocracia obsoleta en lugar de invertir en la excelencia académica y la vida estudiantil. La advertencia del riesgo de perder la acreditación que envió la Comisión de Educación Superior de «Middle States» (MSCHE) al Recinto de Ciencias Médicas (RCM-UPR) refleja tanto los retos de la UPR como su mala administración.

La advertencia del riesgo de perder la acreditación de la MSCHE requiere que el RCM-UPR demuestre su sostenibilidad financiera, un objetivo consistente con los propósitos de PROMESA y los esfuerzos de la JSF.

La JSF debe abordar varias afirmaciones equivocadas y sin fundamento del RCM-UPR en su Informe de Autoestudio 2020-2021 (el Informe). Primero, la JSF no toma decisiones presupuestarias para los recintos de la UPR. Las solicitudes específicas de financiación se manejan por medio de su proceso presupuestario interno. Segundo, la UPR afirma incorrectamente que el RCM-UPR-MSC recibe una financiación insuficiente. Aunque el RCM-UPR proyectaba un déficit presupuestario de $7M para el actual AF2022, el RCM-UPR reconoce que el gobierno asignó $10M adicionales en fondos, lo que llevó a un superávit presupuestario de $3M. Según el Informe, el RCM-UPR previó excedentes presupuestarios de $9.3M en el AF2020, $9.7M en el AF2021 y $4.2M en el AF2022. Teniendo en cuenta estos superávits proyectados, las alegaciones de financiación insuficiente del RCM-UPR carecen de fundamento y parecieran reflejar una financiación más que adecuada.

El RCM-UPR dice necesitar $6.9M para mantener los puestos facultativos necesarios para la acreditación. Si la administración de la UPR concluye que estos puestos son necesarios, la JSF confía en que la UPR asignará fondos para ellos en el presupuesto del RCM-UPR del próximo AF2023.

A la JSF le preocupa que la carta de advertencia de la MSCHE sugiera un fallo más profundo de la UPR al no proyectar con precisión las necesidades presupuestarias y no manejar eficazmente sus recursos existentes. Los problemas y desafíos que enfrenta la UPR no se resuelven aumentando la financiación. Por el contrario, la UPR debe desarrollar y aplicar un proceso para realizar proyecciones y asignaciones de financiación interna fiscalmente responsables. De haberlo hecho, es poco probable que hubiera recibido una advertencia de la MSCHE.

La UPR también ha fallado en otros aspectos de la administración de sus finanzas. Por ejemplo, la UPR no ha logrado cobrar el dinero adeudado al RCM-UPR. Según el Informe, el Gobierno de PR le debe al RCM-UPR el pago por concepto de servicios prestados entre 2003 y 2015. El RCM-UPR no logró cobrar el dinero debido a unos procesos de facturación deficientes y a la falta de esfuerzos de cobro tenaces, lo que obligó al RCM-UPR a dar por perdidos unos $79M. A pesar de estos fallos, la JSF ayudó a la UPR a recaudar cerca de $49M.

La respuesta de la UPR a las advertencias del riesgo de perder la acreditación, incluyendo sus cartas a la JSF, evidencian un fallo fundamental a la hora de aceptar su responsabilidad y de rendir cuentas. Los estudiantes y los residentes de PR merecen algo mejor.