Servicio Público en Puerto Rico

Garantizando una fuerza laboral pública de alto rendimiento para un gobierno efectivo

A pesar de la gran cantidad de agencias gubernamentales y la cantidad de gasto, los servicios públicos en Puerto Rico no alcanzan lo que el pueblo merece. Desarrollar y nutrir una fuerza laboral gubernamental de alto rendimiento es vital para el futuro de Puerto Rico.

Para equipar al gobierno de Puerto Rico con el personal indicado que tenga el conocimiento, las habilidades y la motivación adecuados para mejorar nuestro servicio público, se deben implementar sistemas y procesos sólidos de gestión de recursos humanos para lograr un cambio transformador duradero.

En mayo de 2019, el gobierno presentó un Plan Uniforme de Clasificación y Redistribución para establecer una función uniforme y una estructura de pago para sus empleados, según lo dispuesto en la Ley 8-2017, la “Ley para Administración y Transformación de Recursos Humanos en el Gobierno de Puerto Rico”, conocida localmente como la Ley del Empleador Único.

Aunque es un esfuerzo digno para asegurar la consistencia y estandarización entre las agencias gubernamentales, se queda corto en abordar los perennes problemas estructurales del Gobierno de Puerto Rico en la gestión del servicio público. Un grave defecto de la Ley 8 fue la suposición subyacente de que la centralización de la gestión de recursos humanos conduciría a una transformación del servicio público.

El Departamento de Investigación y Política Pública de la Junta de Supervisión elaboró ​​una serie de informes para comprender el estado actual de la gestión de recursos humanos en el gobierno y para ayudar a guiar la discusión sobre la reforma del servicio público en Puerto Rico.

En el primer informe, el Departamento de Investigación y Política Pública llevó a cabo un examen exhaustivo de las políticas de recursos humanos existentes del Gobierno de Puerto Rico, que incluyó la evaluación de la política propuesta por la Ley 8. La investigación analizó información detallada sobre empleados gubernamentales, incluyendo salario, años de servicio, formación académica, condición sindical, edad y género.

Esa investigación condujo a dos conclusiones principales:

  • Primero, el marco regulatorio existente en el Gobierno de Puerto Rico tiene un alcance corto y se enfoca en centralizar ciertos componentes de gestión de recursos humanos en lugar de adoptar un mandato estratégico más amplio de gestión de capital humano.
  • Segundo, el análisis de los empleados reflejó una dislocación del servicio público en Puerto Rico, provocada por tendencias demográficas, una creciente brecha de habilidades y lo que parece ser una dependencia excesiva de los empleados de confianza designados en lugar de los empleados de carrera del servicio público para funciones críticas de la agencia. Las agencias dependen más de contratistas independientes y empleados de confianza con un salario más alto porque el gobierno no capacitó o reemplazó adecuadamente a los empleados de carrera que no cumplieron con los estándares de desempeño.

El estado debilitado de la fuerza laboral del gobierno y sus estructuras organizativas son una seria preocupación para todos en Puerto Rico, especialmente si se considera su reciente desempeño en el manejo de emergencias como los terremotos y la pandemia COVID-19.

La Junta de Supervisión recomienda una revisión del marco legal y regulatorio en torno a la gestión de recursos humanos y una transformación del servicio público. Solo mediante la implementación de una reforma real podemos cambiar las prácticas ineficaces que impiden que el gobierno de Puerto Rico satisfaga las necesidades más fundamentales y emergentes de los residentes de Puerto Rico.

El Departamento de Investigación de la Junta de Supervisión publicó dos informes para ayudar a definir las reformas necesarias:
“Diseñando una reforma efectiva del servicio público en PR”

En esta publicación se delineó un marco de gestión de recursos humanos para permitir una verdadera transformación y los pasos necesarios para impulsar los esfuerzos de reforma. La agencia central de administración de personal (OATRH) desarrollaría un plan integral de capital humano para todo el gobierno, utilizando datos y análisis para abordar áreas específicas, como la gestión del talento, el desempeño y la evaluación. Para abordar áreas específicas, como la gestión del talento, el desempeño y la evaluación. Este plan podría proporcionar orientación y supervisión a las decisiones de recursos humanos a nivel de agencia. 

"Servicio Público en Puerto Rico - Análisis Estadístico"

En la siguiente publicación se analiza las características de los empleados gubernamentales y concluye que varias estadísticas clave reflejan una dislocación del servicio público en Puerto Rico provocada por tendencias demográficas y una creciente brecha de habilidades. El estado debilitado de la capacidad de la fuerza laboral del gobierno y sus estructuras organizativas debería ser motivo de preocupación sobre cómo el gobierno puede responder al desafío de brindar servicios públicos eficaces y eficientes en un entorno de transformación tecnológica y expectativas públicas crecientes.

Ensayo más reciente:
Ensayo: Rumbo A Un Servicio Público Más Robusto - La Creación De Una Cultura De Rendimiento

En este nuevo ensayo sobre la política, el Departamento de Investigación y Política de la Junta de Supervisión y Administración Financiera examina las teorías sobre la motivación de los empleados y el rendimiento del sector público e identifica numerosos mecanismos no monetarios que pueden ayudar a reforzar un sólido rendimiento del gobierno.

Los funcionarios del gobierno han seguido centrándose principalmente en los aumentos salariales para reformar la administración pública y reforzar la capacidad del gobierno para hacer frente a los retos y necesidades del siglo XXI. Sin embargo, aunque la compensación monetaria y los incentivos financieros se consideran a menudo motores clave del rendimiento individual, una nueva investigación muestra claramente que se le da demasiado énfasis y se enfoca en la compensación, cuando en realidad la mayoría de los sistemas de incentivos eficaces no implican incentivos financieros.

Los autores también analizan el marco legal actual para la evaluación del rendimiento de los empleados públicos en Puerto Rico. El grupo de investigación encontró que las normas legales actuales relacionadas con la evaluación del desempeño de los empleados públicos están dispersas entre múltiples leyes, reglamentos, manuales de personal, reglamentos de evaluación del desempeño, acuerdos de negociación colectiva y cartas contractuales entre organizaciones de buena fe y entidades gubernamentales. Por último, el grupo examina los retos que plantea la aplicación de los sistemas de evaluación junto con los convenios colectivos.

Para dinamizar y mejorar la mano de obra del sector público, fomentar el compromiso y la participación en el trabajo, mantener el principio del mérito y crear un entorno de trabajo agradable y de alto rendimiento, el Estado Libre Asociado tendría que desarrollar un sistema de gestión y evaluación del rendimiento en todas las agencias gubernamentales. Es poco probable que la aplicación de un plan de compensación uniforme por sí solo suponga un cambio transformador en la calidad y la eficiencia de la prestación de los servicios públicos.

A través de una evaluación del rendimiento bien diseñada y cuidadosamente ejecutada, así como de otras prácticas estratégicas de gestión de recursos humanos, el gobierno puede impulsar la satisfacción en el trabajo y reforzar las mejoras en la capacidad del gobierno para abordar los retos del siglo XXI.

Perfil de Empleados Públicos por Agencia

Desarrollar y nutrir una fuerza laboral gubernamental de alto rendimiento es vital para el futuro de Puerto Rico.

Para comprender mejor las características actuales del servicio público en Puerto Rico, la Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico solicitó información detallada sobre los empleados del gobierno a la Oficina de Administración y Transformación de los Recursos Humanos (OATRH), la agencia central de administración de personal del gobierno.

Los datos de los empleados se recopilaron en el año fiscal 2019 e incluyen detalles como el salario, la edad y la formación académica de los empleados en 58 agencias gubernamentales. La muestra de la OATRH excluyó puestos de rango (es decir, policía, bomberos), puestos a nivel escolar (es decir, maestros, personal del comedor) y empleados de salud pública de hospitales (es decir, médicos, enfermeras). Para obtener más información sobre los datos, visite (enlace al PowerPoint)

La nueva administración debe llevar a cabo una reforma integral de su servicio público. En última instancia, una fuerza laboral eficiente y preparada para el gobierno no solo resultará en mejores servicios para los ciudadanos de Puerto Rico, sino también en un mejor lugar de trabajo para los empleados públicos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn