Restaurando el crecimiento y la prosperidad

El Plan Fiscal se enfoca en garantizar la sostenibilidad financiera, servicios gubernamentales eficientes del gobierno para el pueblo de Puerto Rico, los negocios en la isla y una economía más competitiva.

El Plan Fiscal 2020 es la ruta hacia la recuperación y transformación de Puerto Rico.

Este Plan Fiscal permite servicios gubernamentales eficientes y asequibles para las personas y empresas de Puerto Rico, y una economía más competitiva, que en conjunto resulta en la sostenibilidad fiscal.

La Ley PROMESA exige un plan fiscal que incluya un método para lograr la responsabilidad fiscal, el acceso a los mercados de capital y que estime los ingresos del Gobierno al menos por cinco años.

Los 4 pilares del Plan Fiscal

Enfoque en la implementación y eficiencia del Gobierno. 

Invertir en revitalizar a Puerto Rico. 
Reformas estructurales para el crecimiento.
Maximizar la eficiencia en la inversión de fondos federales.

• Las proyecciones económicas de la Junta de Supervisión a partir de la crisis del COVID-19 pronostica un declive económico y una recuperación similar a la experimentada después del impacto del huracán María.

 

• Se proyecta que la economía puertorriqueña se contraerá un 4% en este año fiscal 2020, y con una leve recuperación de 0.05% en el año fiscal 2021, impulsada por los programas de ayudas federales.

El PNB real disminuirá aún más en los años fiscales 2022 y 2023, y habrá logrado apenas ningún crecimiento en 2024 y 2025. En otras palabras, la economía de Puerto Rico se contraerá por un periodo de cinco años.

•  Implementar las reformas estructurales y las medidas fiscales -incluidas en el Plan Fiscal 2020-, de forma puntual y por completo, permitirá que la isla pueda contar con energía más barata y confiable, una infraestructura robusta, más incentivos para ingresar a un mercado laboral formal, un ambiente mejorado de reglamentos y permisos y un sector público más eficaz y eficiente. Aún así, estas reformas resultan insuficientes para colocar a la isla en el camino del crecimiento y tampoco viabilizan el que Puerto Rico pueda prevenir déficits en el futuro, un escenario previsto para AF32.

•  A pesar de la implementación plena y oportuna de las reformas, el Plan Fiscal 2020 proyecta un déficit del Gobierno Central a partir del año fiscal 2032, seis años antes de lo que se había proyectado el pasado Plan Fiscal.

•  El Plan Fiscal 2020 proyecta un superávit presupuestario de unos $8 mil millones entre los años fiscales 2020 y 2032, lo que equivale a una merma de 65% si se compara con un superávit de $23 mil millones, conforme al Plan Fiscal Certificado anterior, una disminución del 65%.

Puerto Rico está en crisis.

Esto representa una oportunidad para acelerar el cambio, redefinir, mejorar, reinventar y reconstruir mejor. La crisis es un llamado a que el Gobierno cambie la manera en que hace negocios.

Enfoque en implementación y eficiencia gubernamental

Un retraso de un año en gran parte de las categorías de ajuste del Gobierno para permitir concentrar los esfuerzos en el año fiscal 2021 en la implementación de reformas y medidas de eficiencia.
  • Esta pausa en adecuar el tamaño del Gobierno incluye mantener subsidios de la Universidad de Puerto Rico y los municipios en los niveles actuales del año fiscal 2020.
Para el próximo año fiscal 2021, el Plan Fiscal establece prioridades para garantizar una mejor entrega de los servicios esenciales:
    • Departamento de Educación:  Implementar un plan de regreso a la escuela, una política de informes de horario y asistencia para todos los empleados; el registro diario de asistencia de los estudiantes; y el manejo eficiente de la proporción maestro-estudiante, tomando en cuenta las políticas de reclutamiento de la agencia.
    • Departamento de Salud: Enfoque en los servicios básicos de atención médica, desarrollar un plan de acción de telemedicina, mejorar la administración de hospitales y fusionar ASES con el Departamento de Salud.
    • Departamento de Seguridad Pública: Movilizar oficiales de puestos administrativos a puestos de campo y consolidar la parte administrativa de la oficina.
    • Departamento de Corrección y Rehabilitación:  Generar ahorros mediante mejoras en las compras y analizar la utilización de instalaciones, considerando la reducción en la población penal.
  • Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC): Finalizar la consolidación de la Compañía de Turismo y la Junta de Planificación al DDEC, renegociar los contratos de compras y publicar informes trimestrales de incentivos económicos.

El Plan Fiscal propone crear un presupuesto según las metas logradas que permita inversiones en ciertas áreas luego de lograr las metas claves.

 
    • Ofrecer bonos a empleados seleccionados de Hacienda para terminar de preparar los informes financieros auditados de 2017 y 2018 para el Gobierno.
 
    • Bono para el personal del DE para implementar un sistema adecuado de informes en cuanto al horario y asistencia de maestros y estudiantes.
    • Medidas eficientes del Gobierno: Consolidar agencias, centralizar las compras, movilizar nuevas herramientas de manejo para prestar mejores servicios.
    • Crear una oficina independiente del Director Financiero que consista en controles fiscales y responsabilidad, centralizar la autoridad fiscal y mejorar la transparencia.
    • Reforma de Medicaid: Reducir el fraude, despilfarro y abusos en el sistema de salud, garantizar que los recursos lleguen a quienes necesitan los servicios de salud.
    • Cumplimiento fiscal mejorado e impuestos y cuotas optimizadas: ampliar la base contributiva, reducir el fraude, mejorar la equidad y mejorar las ganancias fiscales
    • Reducir los créditos: Promover el manejo fiscal sólido y generar ingresos en los municipios y en la Universidad de Puerto Rico.
    • Reforma abarcadora de pensiones: Mejorar el PayGo y el marco para el Seguro Social y la implementación de un plan de contribuciones definidas.

Invertir en revitalizar a Puerto Rico

El Plan Fiscal 2020 dispone una inversión de $6 mil millones entre los años fiscales 2020 y 2025. 

Inversiones en la salud, incluyendo los hospitales públicos, dirigidas a la contratación de enfermeras de escuelas públicas; establecer un fondo de becas para alentar a los estudiantes de medicina a prestar servicios en áreas rurales; tratamiento para los opioides; y aumentos en las tasas de reembolso para proveedores de salud primaria y especializados en cuidado ambulatorio.

Inversiones en educación pública, incluyendo optimizar la enseñanza del inglés, incentivar a las escuelas a lograr mejores resultados mediante la publicación de las tarjetas de notas de desempeño específicas de cada escuela respecto a la asistencia de estudiantes y maestros y tasas de graduación, y para pagar montos pendientes de aumentos salariales anteriores a maestros transitorios.
    Inversiones en la seguridad pública, incluyendo el tercer año de pagos retroactivos ​​a los oficiales de la policía; la segunda mitad del aumento salarial del 30%; fondos para reclutar y capacitar cadetes, contratación del personal del Sistema de Manejo de Emergencias (EMS), ciencias forenses, y equipos para bomberos.
      Inversiones en tecnologías para mejorar el acceso a internet de banda ancha en áreas rurales y en capacitación empresarial y tecnológica para brindar mayores oportunidades a quienes ya forman parte de la fuerza laboral.
        Inversión para llevar a cabo un estudio a fin de que el sector privado y el Gobierno definan un plan para reactivar el sector manufacturero en Puerto Rico.
          Inversión para acelerar los esfuerzos de reconstrucción tras los huracanes, al proporcionar $750 millones en capital operacional para facilitar los esfuerzos de reconstrucción aprobados por FEMA.

                    

             

             

             

            Reformas estructurales para el crecimiento

             

             

             

             

            \

            Las reformas estructurales que continúan en el Plan Fiscal son aquellas que se han alineado con el Gobierno en cuanto a la necesidad de alcanzar una transformación. Como resultado de los desastres y la implementación deficiente, no ha habido progreso significativo, y las reformas se han retrasado.

            • Reforma del capital humano y bienestar social: Promover la participación en la fuerza laboral formal creando incentivos para trabajar a través de los beneficios del Crédito por Ingresos del Trabajo (en inglés EITC) y proporcionar oportunidades integrales de desarrollo a la fuerza laboral.
            • Reforma educativa: Transformar el sistema educativo de K-12 para mejorar el dominio del español, las matemáticas, el inglés e incrementar el número de graduados.
            • Facilidad para hacer reformas empresariales: Reducir los obstáculos para iniciar y mantener un negocio y lograr una manera más sencilla de obtener permisos, registrar propiedades y pagar impuestos.
            • Reforma del sector de energía: Proporcionar energía más confiable, a un costo más bajo, mediante la transformación de la AEE.
            • Reforma de la infraestructura: Priorizar las inversiones de capital de transformación con fondos federales; por ejemplo, la Administración de Autopistas Federal.

            Fondos de Ayuda por Desastre

            El Plan Fiscal 2020 incluye los siguientes estimados:

            • Relacionados con los huracanes: Aproximadamente, $83 mil millones en ayuda por desastres (no ha cambiado desde el Plan Fiscal 2019), de fuentes federales y privadas por 15 años.
            •  
                • Cerca de $48 mil millones del Fondo de Ayuda por Desastres de FEMA para Asistencia Pública, Mitigación de Riesgos, Asignaciones y Asistencia Individual
                • Cerca de $8 mil millones de desembolsos de seguros privados o de negocios
                • Cerca de $7 mil millones de otras fuentes de fondos federales
                • Cerca de $20 mil millones del programa de Subvención en Bloque para Desarrollo Comunitario del Departamento de la Vivienda y Desarrollo Urbano federal (HUD, en inglés)
               
            • Relacionados con los terremotos: $595 millones de FEMA.
            •  
            • Relacionados con el COVID-19: Cerca de $14 mil millones de varios programas federales, incluyendo la Ley CARES.

            Actualización sobre la reestructuración la deuda

          • Puerto Rico no puede asumir sus obligaciones contractuales, aún con la implementación agresiva de las reformas y medidas incluidas.
          • El efecto acumulado de múltiples desastres naturales sin precedentes y una pandemia, además de una prolongada recesión (de una década), han dejado a Puerto Rico con recursos y capacidades sustancialmente reducidas.
          • En marzo, la Junta de Supervisión pidió al Tribunal de Distrito Federal poner en pausa el proceso de reestructurar la deuda de Puerto Rico hasta nuevo aviso. El Plan de Ajustes para el Gobierno y el Acuerdo de Apoyo a la Reestructuración de la AEE permanecen en pausa.